¿Antitaurinos?… simplemente maleducados, ignorantes e intolerantes

El pasado jueves 14 de abril en la gaditana Casa de la Juventud, tuve el honor de presentar la intervención del  graduado en Historia Francisco Salvado Manzorro que, sobre el tema “De la Tauromaquia a caballo al toreo a pie: los toreros de Chiclana de la Frontera en los siglos XVIII y XIX”,  se integraba en el V Ciclo de Jóvenes Historiadores, organizado por la Asociación Cultural y Universitaria Ubi Sunt?, y con la tutela de la Concejalía de Juventud del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz y la Universidad de Cádiz.

13012870_10206222443746673_261617547123000915_n
Aspecto del Salón de Actos de la Casa de la Juventud el pasado 14 de abril. En la mesa, de izq. a dcha. José Marchena y Francisco Salvado.

Se trataba de un estudio, en base a su Trabajo Fin de Grado, donde exponía una serie de hipótesis y datos sobre la evolución del toreo a caballo hacia el toreo a pie, desde el protagonismo de los toreros nacidos en Chiclana, y considerando diversos aspectos de carácter político, técnico y cultural. Lo que en un principio debía discurrir con la normalidad que todo tema científico expuesto a unos asistentes y en un audotorio público no fue así cuando un grupo de sujetos  intentaron convertir el acto -sin conseguirlo- en un lugar donde, en medio de acciones irracionales, intolerantes y tendenciosas, pretendieron imponer supuestos criterios antitaurinos (¿?), frente a un público que escuchaba educada y respetuosamente al conferenciante. A lo largo de su exposición dichos sujetos interrumpieron en distintas ocasiones, no respetando parte de lo que allí se planteaba, exigiendo utilizar otras expresiones, a su parecer, más adecuadas (¿?) y censurando que dicha conferencia se diera en un lugar público (¿?). Desde la dirección de la mesa, se les pidió amablemente que dejaran terminar al conferenciante y expusieran sus ideas al final de la intervención, pero siguieron interrumpiendo el acto, sin escuchar las indicaciones y mostrando una actitud insolente, despreciativa, intolerante y agresiva con los que allí nos encontrábamos.

A pesar de ello, a pesar de vivir momentos de cierta tensión, y a pesar de que el conferenciante tuvo que luchar contra gritos, falta de silencio y secuencias de tensión, consiguió terminar el acto, en medio de la aprobación y el reconocimiento del público asistente, y en medio de la frustración, violencia dialéctica y gestual y a mi parecer, ejerciendo el más espantoso ridículo, por parte de unos sujetos que, en ningún momento, aceptaron la libertad de expresión, la libertad de cátedra y los más mínimos principios del respeto, tolerancia y educación hacia el semejante -más cercano a los animales que supuestamente defendían-.

Tengo pues, que felicitar al conferenciante por su firmeza en ese primer paso de acercamiento al tema, porque, se quiera o no se quiera y al margen de posibles opiniones en contra o en favor, es legítimo, lícito y conveniente, estudiar, investigar, conocer y difundir el conocimiento de cualquier tema, sea el que sea, dentro del respeto y los límite de la ciencia y las hipótesis de investigación y de academia. Y además si antes de su conferencia pretendía seguir investigando en el asunto, después de esta va a seguir haciéndolo con más énfasis.

Felicitar también a Ubi Sunt?, porque siguen trabajando en pro de la historia, del saber, de conocer y conocernos un poco más y por ampliar la cultura, que es lo que nos aleja de las cavernas, la irracionalidad y la violencia, de cuya muestra vimos algunos botones en la conferencia del pasado 14 de abril.

Felicitar por último al equipo de gobierno municipal y a su concejala de Juventud María Romay y a todo su equipo técnico, porque dieron un ejercicio de tolerancia, respeto científico y libertad de pensamiento, y demostrando ser posible aceptar cualquier tema aunque teóricamente, no tuvieran una gran afinidad con el tema que se presentaba.

En cuanto a los sujetos que intentaron reventar la conferencia y fracasaron en su cometido, decir bien poco porque no se lo merecen y porque la ignorancia es el mejor premio y merecimiento a su actitud. Ya hace tiempo que vivimos en un régimen de libertad de expresión y de respeto, aunque dichos señores no deben conocer muy bien en qué consisten estas palabras. Si supuestamente su asistencia lo hicieron en calidad de “antitaurinos” les diré, y de esto creo entender algo quien lleva más de veinte años estudiándolo, que el término les viene grande. Llamar así a quienes actuaron de tal manera, sería grandemente injusto con una corriente de pensamiento que, casi desde el principio de la tauromaquia, intentaron argumentar, razonada y científicamente, sus propios criterios. Como comprenderá, meterlos en la misma buchaca de San Isidoro, Lope de Vega, Quevedo, la Reina Isabel la Católica, el padre Sarmiento, José Vargas Ponce, Jovellanos, Cadalso, Fernán Caballero, Moreno Espinosa, Álvarez Espino o José Sanz Pérez, como ejemplos de una casi interminable nómina de polemistas, doctos, científicos y razonados antitaurinos es, como poco, una broma.

Si pensaron que la conferencia del señor Salvado Manzorro hizo apología de la tauromaquia, estoy convencido que la actitud de los susodichos agitadores, errónea, agresiva e intolerante, pudo realmente ganar más adeptos al mundo de los toros que lo contrario. Pero desde luego, no creo que nadie de los allí presentes viera en estos sujetos representantes de nada ni de nadie. Más bien, paladines del despropósito, del surrealismo y de actitudes que si bien afortunadamente no suelen proliferar, nos recuerdan que no hay que bajar la guardia frente a los represores de la libertad de expresión y de la ciencia.  El gran escritor del 98 y pensador antitaurino Eugenio Noel, se llevó toda su vida dando charlas y conferencias por España, en medio de los incomprensivos e intolerantes taurófilos, que asistían a dichos actos para reventar su plática. El pasado 14 de abril sucedió lo mismo, pero cambiándose las tornas. Si don Eugenio hubiese levantado la cabeza el pasado jueves, y se hubiera acercado a la Casa de la Juventud, no me cabe duda que se hubiera situado en la mesa de conferenciantes, porque para nada se hubiera visto reflejado con aquellos sujetos. Porque Noel fue antitaurino, pero educado, docto y tolerante. A diferencia, los sujetos que fueron a la conferencia del señor Salvado Manzorro, no fueron antitaurinos…simplemente maleducados, ignorantes e intolerantes.

José Marchena Domínguez

Director General de Extensión Cultural y de Publicaciones de la Universidad de Cádiz

Profesor Titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz

Anuncios

4 comentarios en “¿Antitaurinos?… simplemente maleducados, ignorantes e intolerantes”

  1. No sé si aún aportando esa libertad de expresión de la que hace ego, querrá usted dejar publicado este comentario. Estuve presente, la charla fué apología de la tauromaquia, pura y dura, con afirmaciones del conferenciante que bien deberían haber sido corregidos con anterioridad a la charla por el tutor de dicho conferenciante (aunque no me quiero meter en el trabajo de dicha persona). He trabajado en ciencia, en investigación en concreto y desde luego este trabajo presentado se aleja de todo criterio objetivo que hay que tener a la hora de realizar cualquier maestrado, doctorado o lo que venga en ganas. La finalidad de estas charlas eran dirigidas a un público joven… (¿¿me equivoco??), a pesar de dos o tres chavales que estaban por los créditos de libre configuración, el resto era caspa taurina con muy mala educación. No comparto las interrupciones, pero sí las consignas lanzadas por los detractores de esa matanza que se denomina corridas de toros; de lo que no habla usted es de los “gilipollas”, “hijo de puta” y un largo etc que lanzaron esos a los que ahora defiende, taurinos creo que se llaman no?. En fin, que si en este medio existe falta de imparcialidad, que se espera de una charla en la que este colectivo aseguraba que no se haría apología de la tauromaquia? (ustedes mismo lo sacaron en prensa). No publique esto, seguro que no le conviene.

  2. Como ve no tenemos problema alguno en publicar su comentario y su visión de los hechos. Eso sí, permítanos hacer algunas aclaraciones:

    1. El trabajo de Francisco Salvado se presentó el pasado jueves 14 de abril y el momento de hacer esas indicaciones que usted da, fue cuando el ponente finalizó su charla. No durante la misma y con intento de boicot incluido. Hubiera sido muy interesante, como cada jueves, establecer un debate entre todos. Pero no, no pudo ser gracias a cuatro impresentables que creyéndose en posesión de la verdad absoluta hicieron que: el ponente, un joven de 22 años que era la primera vez que daba una conferencia, le fuera muy difícil seguir con normalidad la exposición del trabajo; y que una parte de los asistentes -a los que usted llama “caspa taurina”-, se molestara con lo sucedido y reaccionara.

    2. El autor es mayor de edad y está en su derecho de estudiar el tema que estime oportuno, e incluso de impregnar su conferencia con una actitud a favor de la tauromaquia que, se lo podemos asegurar, no era compartida por la inmensa mayoría de los presentes en la sala (“caspa antitaurina” aparte); pero insistimos en que el turno de debate estaba precisamente para eso. En cambio, con la actitud de los cuatro susodichos, lo único que consiguieron fue convertirlo en un mártir de cara a sus partidarios. Defender una causa noble es una actitud digna de aplauso, aunque esta pierde todo su sentido si uno recurre a medidas coercitivas o violencia verbal para conseguir los propósitos marcados. Nos pareció un espectáculo lamentable que, esperamos, jamás se vuelva a repetir.

    3. Entre los asistentes había aficionados taurinos -“caspa taurina” como usted dice-, los cuáles ni habían asistido a las tres conferencias previas, ni probablemente pisarán cuantas quedan del ciclo. Su actitud fue bochornosa, sin duda, con insultos constantes como bien apunta e incluso un intento de agresión que fue abortado de inmediato por un miembro de nuestra asociación. No obstante, estamos convencidos de que ni siquiera se habrían molestado en asistir de no ser por la publicidad gratuita que se dio a la conferencia en los medios de comunicación con continuas notas de prensa, por una disputa ideológica que nos parece totalmente gratuita y fuera de lugar.

    4. El ciclo está abierto a cualquier persona que quiera asistir. No solo público joven. Como comprenderá no vamos a pedir en la puerta el DNI a nadie y mucho menos el “carnet” de a lo que son aficionados o afiliados. Estos ciclos tienen, entre sus finalidades, dar un espacio a las personas que empiezan la dura carrera de historiador. Y para eso se hacen los debates posteriores. Debate que, repetimos, no pudimos realizar gracias a cuatro maleducados dispuestos a todo con tal de reventar el evento.

    5. No tenemos que dar explicaciones de la edad media de los inscritos, como usted comprenderá. Aun así, le diremos que en el V Ciclo de Jóvenes Historiadores/as hay matriculados casi medio centenar de personas. Si usted solo vio dos o tres jóvenes, pásese este jueves (o cualquier otro) y nos comenta.

    6. Contrariamente a lo que han sugerido algunos colectivos (que por lo que sabemos nunca han asistido a estos ciclos), los participantes que acuden a estas charlas no son menores impresionables, sino estudiantes universitarios. Son jóvenes que quieren conocer su pasado, incluso cuando este es amargo. De hecho, lejos de ser una “clase magistral” en la que los asistentes asumen sin más lo que dice el conferenciante, al final de las ponencias siempre se abre un turno de debate donde surgen posturas enfrentadas, se discute y se intercambian pareceres. Es a través del debate fundamentado como se avanza, y no solo en la universidad, sino también en la sociedad. Es mediante el razonamiento como las ideas triunfan, porque se adoptan por convencimiento, no por imposición. Lo que a nosotros se nos pidió es CENSURAR a un investigador porque a algunos colectivos no les gusta el tema que ha estudiado. Y esto es algo que no podemos aceptar. Lo que sí podemos hacer es invitaros a las próximas que se realizarán. Escuchadlas, conoced el pasado y reflexionad sobre él. Y luego, llegada la hora de debatir, ofrecednos vuestros puntos de vista e intercambiemos argumentos que nos hagan comprender mejor el tema. Nos parece un camino más fructífero y más democrático que la censura.

    1. No voy a seguir una disputa que no tiene fin, sobretodo porque sí faltaron a su palabra. Se contradicen… Su organización o asociación, replicó en prensa que no era una charla sobre apología de la tauromaquia y fué así, le guste o no le guste reconocer. Y sí califico a la gente taurina como “caspa” (Una de las definiciones de la RAE: “Conjunto de pequeñas escamas que forman las herpes o queda de las hinchazones o llagas, después de sanas”) porque considero que son la parte de la sociedad que se mantiene “afeando” a la misma, aunque ésta, quiera avanzar en mentalidad; al contrario de los insultos e improperios varios que ellos lanzaron. ¿Quién es maleducado? Para usted la visión es clara, sesgada desde mi punto de vista (con afirmaciones como que algunos colectivos no les gusta el tema tratado) el título de esta entrada de blog deja claro su postura: antitaurinos maleducados… En fin, siga negando lo innegable y siga en sus treces, nunca una discusión o intercambio de parecer con esta visión, va a llegar a nada. Como bien se dice, “cada cual, cuenta la película a su forma”.

      1. Efectivamente, no tiene sentido seguir con la disputa, pues tanto usted como nosotros hemos explicado nuestros argumentos. Nosotros la invitamos a seguir acudiendo a nuestras actividades, que estamos seguros que entre los muchos temas que hemos tratado y seguiremos tratando (discriminación de género, Guerra Fría, represión franquista, urbanismo medieval, colonialismo, etc.) habrá temas y conferenciantes que sin duda le resultarán más atractivos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s